« ¡¡¡¡Metaaaallll!!!! | Main | Por las rutas del Perú 2005 »
...

Colmos

COLMO, según la Real Academia de la Lengua Española: ser algo el ~. 1. fr. coloq. Haber llegado a tal punto que razonablemente no se puede superar.
Un par de ejemplos para ilustrar la definición:

Se ha visto en las comedias, en dibujos animados y cosas así: el típico camión de cemento que deposita su carga en el lugar menos pensado como parte de una elaborada broma. La realidad imita a la ficción, en este caso el cemento fue a parar a mi patio. Y no estoy hablando de un poquito de cemento, estoy hablando del equivalente a unos diez baldes de construcción, una cantidad que llegaba casi a la rodilla. Explico: al lado de donde vivo se está construyendo el nuevo Plaza Vea, en reemplazo del Santa Isabel que se quemó este último año nuevo. La pared del fondo colinda con mi habitación por el segundo piso y con mi sala, cocina y patio en el primero. Últimamente los obreros han estado en plena construcción, instalando cimientos para columnas y haciendo una bulla realmente infernal, que a veces hasta parece que estuvieran picando paredes en mi propia casa. Pero el COLMO fue el 27 de julio, a pocos minutos de terminar su labor diaria y en vísperas de feriado largo, cuando estaban vaciando cemento en una columna que está justo al lado de la ventana de mi cuarto. Al parecer hubo una falla en el encofrado de esta columna y de pronto el cemento fresco comenzó a caer en grandes cantidades al patio de mi casa, acumulándose en una cantidad espeluznante en el piso y salpicando paredes, ropa tendida, baldes, plantas, todo el piso y techo de la cocina, ollas, platos, refrigeradora, y hasta a mi mamá que justo se encontraba en el patio. Ni el plato del gato se salvó. Pese a nuestros gritos, los obreros no dejaron de echar cemento hasta que el desastre alcanzaba proporciones ridículas y recién se dieron cuenta. Tengo que confesar que ver el cuadro, cuando ya habían parado de echar cemento, me dio risa. Claro que los obreros pusieron cara de circunstancia... se podía leer en sus expresiones "uy, la cagamos". Si el día anterior ya me quejaba yo de tener obreros colgando fuera de mi ventana y de las nubes de polvo que respiro todos los días por esta construcción, esto fue realmente el colmo de los colmos. Tuvieron que bajar, limpiar, raspar, trajimos al ingeniero responsable para que viera el desastre, y quedamos con la promesa de que si no queda bien después de la lavada, nos pintan el patio. Lo curioso es que hace dos días la gata no quería salir al patio por miedo a una gran bolsa negra que cubría el encofrado... justamente el que falló.

Por otro lado...

Yo, que he sido acusado de hacer promesas, les pido que me permitan hacer una promesa más, unita más. (...)
Increíble, esto es EL COLMO. Y lo es porque es parte, ni más ni menos, que del Mensaje a la Nación del Presidente de la República, conocido por hacer promesas que luego no cumple. Dicen que cada país tiene el presidente que se merece, pero ¿qué hemos hecho tan mal? Ya ni decir nada sobre las celebraciones por fiestas patrias exclusivas para simpatizantes del gobierno, para evitar que los no-simpatizantes (osea, la mayoría de peruanos) le agüen la fiesta al señor Toledo en su último desfile como Presidente.

Comentarios ajenos

uy Carlita, te cagaron la jaus. Mas bien, si no te hacen caso mandas una carta con tu queja al programa de Hildebrandt y vas a ver como al toque te arreglan todo. De repente hasta descuento especial te dan en ese nuevo Plaza Vea jajaja.

Hasta el momento parece que tuvieron éxito en limpiar los desastres ocasionados, aunque en este mismo momento tengo un obrero literalmente colgando de mi ventana haciendo no sé qué cosa con un fierro... Lo que me gustaría es que abran una ventana de delivery directo a mi sala! (para no tener que dar tooooda la vuelta) :)

¡Comenta!

...siempre respetando las reglas de netiquette y del sentido común.
No escribas mensajes en mayúsculas. No pidas que te envíe cosas por e-mail.
Esta es una página personal, no un foro abierto. Para más detalles, consulta las precauciones y advertencias. Gracias.